LA SEMIÓTICA Y EL MONOPOLIO DE LA CONCIENCIA

Una persona puede tener un sinfín de intereses en su andar por el mundo, a un niño le da hambre y tratará de ir por sus alimentos, a una persona dedicada al hogar le urge ir comprar cosas para su cumplir con sus actividades, a un abogado se le presenta un caso donde debe elaborar un texto para enviarlo a determinada dependencia judicial, al encargado de la Comunicación social de alguna Secretaria de gobierno le urge enviar un comunicado de prensa a los medios, y a mí se me ocurrió exteriorizar mis ideas sobre la Semiótica; ¿Cómo lo harán todas esas personas para cumplir con sus necesidades? Comunicando, y ¿quién da muchos de los parámetros para saber qué y cómo comunicar? La semiótica. Podemos empezar a escribir entonces sobre su relevancia en la vida del ser humano.

El hecho de la comunicación, corresponde su estudio a la teoría de la comunicación, distinguiendo solo la comunicación como exclusiva de la humanidad, es decir: cuando los actores son personas y comparten entre sí un mismo objeto de referencia y un mismo lenguaje. ¿Porque viene a contexto la teoría de la comunicación y el lenguaje en un cuerpo teórico donde se pretende hablar de semiótica? Porque la Semiótica no es una disciplina que convenga tratarla como independiente, por supuesto a lo largo del tiempo ha tomado fuerza, es responsable de algunos encuentros científicos en el uso del lenguaje, pero su aplicación (considero que es un punto vital) es totalmente social.

La Semiótica estudia la función de los signos, y aunque la interpretación de estos es personal, la convención y el reconocimiento es social. Los signos son parte fundamental del lenguaje, no solo las palabras sino las letras mismas son signos, y pese a que hay diversos instrumentos para comunicar, estos son quizá los más usados en la comunicación masiva. La semiótica entonces ofrece criterios para desmenuzar lo que se dice en todo proceso de comunicación.

¿A quiénes les interesa tener los mayores criterios en conocimiento para conquistar la comunicación? Debería de ser a todas las personas, sin embargo no se puede dejar pasar la idea de que no todas las personas pueden decir “algo” , La dirección del mundo la comandan intereses de una magnitud inimaginable, trasnacionales, empresas que venden información, productos, con fines meramente comerciales, o ideológicos, gobiernos de largo alcance, es decir; hay ciertos grupos que necesitan un dominio del lenguaje y de la comunicación para hacer que el público “haga” determinada cosa.

El uso no solo de la Semiótica, si no del Lenguaje y de la Comunicación la podemos distinguir en las disciplinas instrumentales, que tienen como fin el conocer las técnicas para manipulación de mensajes, ejemplo de ellos es el “marketing” que en uso de la misma semiótica podríamos cambiarle su nombre de acuerdo a sus intereses, podríamos denominarle “comunicación para el consumo”, de ahí nace otra concepción de la misma disciplina, lo que algunos llaman “neuromarketing” podríamos llamarle “técnicas para la coerción psicológica”, para exhibir este ejemplo se puede traer a cuenta el uso del “aroma a nuevo” desarrollado en laboratorios que completándolo con un desempeño atinado del Branding, puede llevar al éxito de ventas un cierto producto. No podemos parar, los fines instrumentales están de moda, hay disciplinas que estudian el discurso, las formas, el contenido, la sintaxis, el lenguaje kinésico, y que ayudan al posicionamiento de un personaje político y se engloba en algo llamado “comunicación política” que no es otra cosa que la manipulación del mismo lenguaje dejando afuera los discursos honestos y dar paso al discurso fabricado. Está claro, la semiótica como técnica para dominar el lenguaje está en todos lados y en todo ambiente. Me parece que en efecto contrario al conocimiento científico, la disciplina ha contribuido a la domesticación del hombre.

Existe o puede haber otro uso del conocimiento semítico, por supuesto que sí, en índoles universitarios y académicos se cosecha ese enfoque, Manuel Serrano enfatiza la diferencia entre el enfoque científico y el enfoque instrumental del conocimiento. “El científico está interesado en hacer saber, para que Alter por la vía del conocimiento tome conciencia de su propia condición existencial y social… amplía su autonomía. En cambio, el controlador (instrumental) está interesado en hacer hacer a Alter .”

En esta óptica y mención del uso instrumental de la Disciplina en cuestión, viene a cuenta también mencionar las ventajas del poder, es decir; quienes tienen la oportunidad de estructurar lenguajes con un objetivo cual sea, lo hacen con toda cantidad de recursos, la semiótica puede usar de esa manera, para facilitar el control social mediante las palabras e imágenes distribuidas en los media, aclarando que la persuasión, convencer y demás objetivos compartidos con otras disciplinas como la retórica, entran en el costal de la comunicación fingida, entran en el objetivo único de los mensajes malintencionados que sería el monopolio de la conciencia.

Las consecuencias del accionar instrumental es medible en la vida diaria, el conocimiento tiene que combatir dogmas o ideas ya muy plantadas enviadas por el sistema que rige la vida, el poder no pelea en desventaja alguna, la tecnología, el comercio, la información, las armas, hasta algunos logros de la ciencia son producto usados por la ideología para regular el andar humano. Los cimientos de la ideología se construyen y mantienen mediante la expansión de un lenguaje estructurado, en tres piedras angulares; la vida cotidiana, la opinión pública y la imagen internacional. Se requiere conocer la distribución de las ideas de quienes pueden comunicar para estar lejos de un estado de control fácil, para que la persona ejerza su libertad.

Las palabras y las imágenes estructuradas al servicio de la ideología norman la vida convencional, provocan lo que Wanger Díaz llama Erosión cultural , arrasan con la cultura de ciertos sitios e imponen otras, “Alguien dice y así debe de ser” es la regla de lo que en el lenguaje común se denomina moda. El constructor de imágenes visto como un influenciador, lo que en realidad dice con sus imágenes es “haz lo que yo digo”, y se usa un argumento preciso y fascinante, la lógica. Para respaldar su intención construye todo tipo de argumento, es por ello que cuando se cuestiona la naturaleza de las intenciones de su trabajo, elabora argumentos para dar coherencia y justificar sus acciones. La lógica disfraza también a la razón pero no a la intención del lenguaje malintencionado.

He dado algunos indicios de donde está aplicado el conocimiento que se va descubriendo en el terreno de la estructuración del lenguaje, quizá existan otros ejemplos mucho más concretos para dar cuenta del mismo uso y enfoque instrumental, pero para motivos de este texto considero suficiente motivo la defensa de la autonomía y la conciencia para que no solo en el seno académico sino a toda persona posible le convenga saber de Semiótica.

Anuncios

3 comentarios sobre “LA SEMIÓTICA Y EL MONOPOLIO DE LA CONCIENCIA

Agrega el tuyo

  1. Interesante planteamiento. Yo también pienso, como tú, que la semiótica es una buena vía para tomar conciencia de las manipulaciones a las que estamos sometidos ¡Y las que se avecinan!

  2. Toda producción e interpretación del sentido provoca un proceso significante, que se transmite a través de signos; es por tanto una práctica semiótica. Y no podemos obviar que estamos rodeados de signos. La manipulación de la conciencia es inevitable.
    Como bien dices, podemos estipular que sea a nivel cotidiano, de imagen pública o a nivel internacional. De cualquier caso, en un mundo globalizado como en el que ahora nos encontramos, “quién esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Sinceramente creo (aunque suene bastante pesimista) que la verdadera libertad de conciencia no existe. El ser humano es un ser social; se desarrolla en sociedad, le influye lo que piensan otros: amigos, vecinos, maestros,… Otros quizás más influenciados y al final, ese “ente” que generó el mensaje original consigue su propósito: manipular. Y hacerlo a una escala que ni puede imaginarse.Sólo nos queda leer de todo. Leer o escuchar unas opiniones y sus contrarias y finalmente, y si realmente tienes una personalidad propia, sacar tus propias conclusiones…
    Gran artículo. Hace tiempo estudié Semiótica y Semiología en la Universidad y me ha encantado que se le concediera esta importancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: