EL LIDERAZGO ÉTICO Y LOS POLÍTICOS

Hoy en mi país se vive una jornada de elección, aunque no es presidencial tiene una relevancia como su naturaleza la distingue. Algunos estados de la república elegirán en poco más de un mes a su próximo gobernador (5 de junio) y la capital de la nación elegirá a su asamblea constituyente (60 de las 100 personas que la conformarán) para formular su propia constitución.

En medio de esta coyuntura, aparecerán personas que querrán aspirar a lugares de elección siendo personas sin partido político mal llamados “independientes”. Estas personas bajo una imagen de representar a la ciudadanía manejarán una imagen de personas sin vicios políticos ni de ansias del poder por el poder. El hecho de que todo tipo de personas pueda intervenir en una aspiración de tal tipo es de celebrarse, pero la historia no es tan bonita como parece. En una elección seria e importante, una persona independiente o sin partido (un ciudadano de a pie), no puede vencer a los candidatos partidistas, la lucha empieza desde la recolección de firmas para poder ser registrado como independiente, y aun cuando se tenga registro, los tiempos en los medios de comunicación son inequitativos.

El sistema de los independientes parece estar configurado para destruir a la política de oposición, pues su función será como la de los partidos satélites aliados al régimen. En medio de este panorama, la ciudadanía debe pulir su visión para elegir mejor. Está claro que el sistema partidista sufre un desprestigio tal que sus consecuencias se han reflejado en un hartazgo social incrementado, y peor aún, en un desánimo de la gente que cree que las cosas no van a cambiar nunca.

La esperanza no puede morir, pero vivir en la eterna esperanza también es un vicio del mexicano. Es por eso que los jóvenes tenemos una responsabilidad única; crear, ayudar, fomentar, divulgar y los perfiles que nuestra realidad necesita. Quejarnos claro que sirve, es un síntoma de que las cosas no están bien, pero participar es una acción que trae mucha mayor satisfacción. El acudir a las fiestas (dinámica política) donde no somos invitados es un acto de rebeldía, y por necesidad-naturaleza, la juventud es rebelde.

En lo particular, yo sí creo que la política merece otra imagen desde la sociedad, estoy claro que ser político es hacer cosas para procurar la felicidad de los demás, y por lo tanto es una de las tareas más dignas y altas que podría ocupar a un ser humano. Yo quiero creer, y creo en mis políticos.

–A continuación las características de los políticos en los que sí confío.

Si el personaje inspira a otras personas a ser cómo el.

Si fomenta el liderazgo ético.

Si tiene una trayectoria de lealtad a sus amigos y a su partido político.

Si sus hechos reflejan sus dichos.

Si reconoce a sus adversarios como iguales y les tiene respeto.

Si cuando se equivoca es capaz de reconocerlo.

El uso del lenguaje es vital. Confío en quién usa menos el discurso estructurado y opta por la emoción.

Confío en quien camina las calles no solo en tiempos electorales.

Quién actúa conforme a sus ideas, no por oportunismo ni para quedar bien.

Quien promete cosas alcanzables. Recordemos que de eso sabemos mucho los mexicanos, de promesas no cumplidas.

Por último, confío en el político que vive con la equidad. Si hay algo que a la gente no le gusta, es la vida lujosa de los personajes públicos, la convivencia con el entorno exige mayor horizontalidad y menor apego material.

Quizá saber elegir por qué político votar va más allá de estas pautas, pero soy creyente de que los políticos éticos tienen más posibilidades de organizar una mejor propuesta para la sociedad. No hay otro momento, más indicado que este, para que los jóvenes incidamos de manera mayúscula en esta dinámica, porque nos compete, y porque le compete a nuestro entorno.

Anuncios

3 comentarios sobre “EL LIDERAZGO ÉTICO Y LOS POLÍTICOS

Agrega el tuyo

  1. Escuche que en Francia para dedicarse a la función política debe hacerse un curso preparatorio. No sé si es cierto pero me parece necesario. Necesitamos algún modo de evaluar la capacidad de los candidatos. No son suficientes la Ética y la buena voluntad para decidir el destino de millones, para enfrentarse a las duras maniobras muchas veces mafiosas que se usan en la lucha por el poder.
    Necesitamos hacer una autocrítica como pueblo. Se habla de los políticos como si fueran una especie caída del cielo. Y no, salen de entre nosotros, con nuestros hábitos. En Argentina demasiada gente habla de la corrupción de los demás y al mismo tiempo demasiada gente está dispuesta a darle unos pesos al policía para que no le haga la multa, dinero que el policía aceptará.
    Me parece muy importante y saludable que propongas pensar cómo queremos la Política. Algo está funcionando muy mal en el modo de votar. Trump tuvo demasiado éxito. En Argentina el señor de la foto (a la izquierda), por dar un ejemplo, fue un comediante que salió en 2º lugar en 2 elecciones para gobernador y ahora es embajador en Panamá. Aclaro que mi problema no son sus tacos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: